Reforma: No hay un plan concreto

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Reforma: No hay un plan concreto
    Getty Images

    WASHINGTON — La Casa Blanca advirtió el miércoles que no deben hacerse suposiciones sobre los cambios del presidente Barack Obama a las normas de inmigración sobre la base de un nuevo contrato propuesto por el Departamento de Seguridad Nacional para contar con los recursos suficientes para tramitar hasta 34 millones de permisos laborales y documentos de residencia para inmigrantes no autorizados durante los próximos cinco años.

    The Associated Press reportó el miércoles que la propuesta de contrato sugería que el gobierno de Obama parecía prepararse para hacer frente a un aumento en la cantidad de solicitudes de permisos de trabajo emitidos a inmigrantes que viven sin autorización legal en el país.

    Estados Unidos tramita anualmente cerca de tres millones de permisos de trabajo y tarjetas de residencia permanente. El nuevo contrato para al menos cinco millones de tarjetas de residencia permanente daría al gobierno la flexibilidad de emitir muchos más permisos de trabajo o tarjetas de residencia permanente incluso si elige no ejercer esa opción.

    "Pienso que quienes tratan de interpretar estos pedidos específicas sobre lo que el presidente pudiera decidir se esfuerzan de más en tratar de intuir cuál sería la conclusión definitiva del presidente", indicó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest. "Yo les advertiría que no hicieran suposiciones sobre lo que pudiera incluirse en esos anuncios sobre la base de las compras del Departamento de Seguridad Nacional".

    Earnest no dijo si Obama planea emitir más permisos de trabajo.

    Obama anunció a principios de este año que si el Congreso no aprueba una nueva ley integral de inmigración él actuaría por su cuenta. Después de posponer dos veces una decisión final, dijo en septiembre que se abstendría de tomar medidas ejecutivas hasta después de las elecciones legislativas de noviembre.

    El gobierno federal se ha negado repetidamente a revelar las opciones que Obama estudia, pero muchos creen que el presidente ampliará las protecciones a la deportación de que ya gozan más de medio millón de personas que fueron traídas a Estados Unidos cuando eran niños. Bajo ese programa, muchos jóvenes inmigrantes que actualmente estudian o culminaron sus estudios y no tienen historial delictivo pueden quedar protegidos de la deportación por hasta dos años. También cumplen los requisitos para recibir permiso de trabajo.

    El presidente no tiene autoridad para tomar medidas unilaterales y dar la residencia permanente o cualquier otro estatus migratorio permanente a los inmigrantes que viven en Estados Unidos sin autorización. Pero funcionarios federales han dicho que el presidente puede autorizar protección contra la deportación a inmigrantes dependiendo del caso, como con el programa DACA, y proporcionarles permiso de trabajo.

    León Rodríguez, director de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, dijo el martes a los asistentes a una conferencia en el Centro de Leyes de la Universidad Georgetown que su organismo está listo para cualquier cambio que Obama decida anunciar. Se negó a ofrecer detalles.

    La propuesta de contrato fue reportada inicialmente en el portal noticioso Breitbart.com.