Padres temen la deportación repentina

Padres luchan para quedarse en Colorado

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Padres temen la deportación repentina
    Getty Images

    CENTENNIAL- Activistas y familiares de dos inmigrantes que enfrentan la deportación en Colorado realizaron una manifestación frente a la oficina del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en Centennial para abogar por una extensión que les permita solicitar amparo migratorio bajo la acción ejecutiva del presidente Barack Obama.

    Janet Vizguerra, madre de tres hijos, lleva seis años peleando su caso en la corte de inmigración. Ella tiene la esperanza de calificar para el programa “Acción diferida para padres de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes”(DAPA, por sus siglas en inglés).

    Comunidad aboga por padres que enfrentan la deportación

    Comunidad aboga por padres que enfrentan la deportación
    Manifestación en Centennial por miembros de la comunidad para exigir una extensión de estadía a dos personas que enfrentan deportación.
    (Publicado miércoles 28 de enero de 2015)

    Bajo el amparo de DAPA, inmigrantes que han vivido en Estados Unidos sin estatus legal durante más de cinco años y cuyos hijos son ciudadanos o residentes permanentes, podrían solicitar una estadía legal en el país y conseguir un permiso de trabajo temporal.

    Tanto Vizguerra, como Arturo Hernández, un inmigrante que se ha refugiado en una iglesia en Denver para evitar la deportación, son padres de hijos que son ciudadanos americanos.

    [Relacionado: Foros informativos sobre DAPA en Longmont]

    Por el momento, los dos han presentado una extensión de tiempo para quedarse en el país. Ellos temen de que agentes de ICE los detengan en cualquier momento antes de tener la oportunidad de solicitar un amparo migratorio bajo DAPA. Esperan que el servicio de inmigración pueda tomar una decisión que les favorezca.

    Inmigrante en iglesia no pierde esperanza

    Inmigrante en iglesia no pierde esperanza
    La familia de un inmigrante que enfrenta la deportación y está refugiado en una iglesia de Denver continúa luchando por mantenerse unida después de que una petición para reabrir el caso fue negada.
    (Publicado miércoles 14 de enero de 2015)

    “Por el lado humano, tomar una buena decisión y no tenernos con el alma en un hilo de no saber qué va a pasar”, dijo Vizguerra.