Capirotada: Una delicia de Cuaresma

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Capirotada: Una delicia de Cuaresma
    Ana Cristina Enríquez
    La capirotada es un plato típico de Cuaresma.

    DENVER- La capirotada es un platillo típico de Cuaresma, que aunque es muy popular en países como México, con el tiempo ha ido cayendo en desuso.

    Este platillo preparado con una base de rodajas de pan, cubierto con una miel de piloncillo (panela), canela, cacahuates, nueces, pasas, queso y grajea tiene una historia que data de finales de Siglo IV, donde en una versión muy diferente era una de las preparaciones favoritas de los romanos de esas épocas, quienes le agregaban al pan vinagre, alcaparras, pepinos e hígados de pollo cocidos.

    [Fotos: ¡Conejitos de Pascua invaden las chocolaterías!]

    Algunos piensan que la capirotada tomó su nombre del gorro que llevaban los monjes participantes en las procesiones de Semana Santa en España, conocido como capirote.

    Al llegar los Españoles a la Nueva España trajeron consigo sus recetas, entre ellas la de la capirotada, la cual se puede encontrar en recetarios novohispanos, con o sin carne, y preparada con un caldo hecho a base de tomate.

    En el Siglo XX, la capirotada en su versión de plato dulce se volvió más popular que la versión salada, sobre todo como plato de vigilia, sumándose a platillos como las lentejas, las habas, las croquetas y tortas de camarón que se consumían en cuaresma.

    Ésta ha sido una receta que se ha pasado por generaciones, como en el caso de Claudia Celestino, de Monterrey, México, quien compartió con nosotros su receta.

    Capirotada de Piloncillo
    Receta de Claudia Celestino

    1 Litro de Agua
    1 Piloncillo grande (panela)
    3 Cucharadas soperas de azúcar
    1 Cucharadita de vainilla
    1 Pizca de canela
    1 Pizca de sal
    1 Clavo de olor
    5 Panes tipo francés grandes
    1/2 Barra de mantequilla derretida
    Cacahuate, pasas, nueces, grageas, queso al gusto.

    Preparación:

    1. Hacer una miel con el agua, piloncillo y azúcar, dejando hervir unos 20 minutos hasta que el sabor se concentre.
    2. Cortar el pan en rodajas de ? pulgada, untarlas con la mantequilla y hornearlas hasta que doren. 3. En un refractario hacer las capas de pan, pasas, cacahuate, queso, nuez y grageas y cubrir con la miel, repitiendo hasta terminar los ingredientes, usando toda la miel.
    4. Tapar con papel aluminio y hornear hasta que espese la miel. Enfriar completamente y ponerla en el refrigerador antes de servir.