Librarán batalla por la marihuana

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Librarán batalla por la marihuana
    Shutterstock
    LVMP aceptó que ha habido un incremento vertiginoso en el número de laboratorios clandestinos de marihuana.

    SEATTLE — La victoria por la legalización de la marihuana recreativa en Oregon y Washington D.C. en las elecciones tiene a sus defensores listos para dar una nueva batalla, esta vez en California.

    Propulsores aspiran a que una medida para el uso recreativo de la droga esté incluida en la boleta de 2016, con la esperanza de atraer a un electorado más grande y liberal durante la elección presidencial, y así evitar repetir el fracaso de la medida propuesta en el 2010.

    Las victorias en Oregon y el Distrito de Columbia el martes ocurrieron a pesar de una baja participación y un electorado conservador que le devolvió a los republicanos el control del senado por primera vez desde el 2006.

    “Este año fue de una ola republicana, así que estamos emocionados por nuestros prospectos”, dijo David Moyer, quien lidera la causa por la legalización de la marihuana en Maine para el 2016. “En una elecciones legislativas, ganamos ímpetu”.

    [Relacionado: EUU: marihuana sería motor económico]

    Los defensores creen que podrían tener otra victoria en Alaska, ya que una medida en dicho estado lideraba en los votos. Los resultados han alentado a activistas, aun con una derrota en Florida, en donde la propuesta para la legalización de la marihuana medicinal solo alcanzó el 58 por ciento de los votos, cuando necesitaba el 60 por ciento para ser aprobada.

    Para Kevin Sabet, uno de los oponentes a esta medida, los resultados resultaron ser una “llamada de atención para el 2016”, destacando que los grupos a favor de la legalización gastaron millones en su campaña, mucho más que sus oponentes.

    “Esto provocará que nuestro bando doble sus esfuerzos para encontrar donantes que puedan dar dinero de verdad”, dijo Sabet, quien es presidente de Smart Approaches to Marijuana.

    El resultado de la medida fue considerado para muchos como la primera prueba de popularidad sobre reformas a las leyes de marihuana desde que Washington y Colorado aprobaron la legalización de la droga en el 2012, impulsado entonces por la gran participación de jóvenes.

    Tras la victoria en estos estados, una coalición de activistas en California consideró impulsar una medida enfocada en la regulación de la marihuana, y aunque las encuestas mostraron el apoyo, aún estaban humillados por la derrota de 2010.

    [Relacionado: Legalización de la marihuana en Colorado]

    Las coaliciones en California decidieron no movilizarse en este periodo de elecciones y esperar a las elecciones presidenciales de 2016, en el que también se anticipa un apoyo mayor por parte del electorado joven.

    Un comité de recaudación de fondos, involucrado en la campaña en Colorado, ya comenzó a trabajar en California, instando a los votantes a que apoyen una medida para regular y tributar la marihuana, como se hace con el alcohol.

    Se estima que Colorado recaudará hasta $84 millones en impuestos derivados de la marihuana medicinal y recreativa. En Washington, en donde la venta de la droga con propósitos recreativos comenzó en julio, se han recaudado sobre $7 millones en impuestos.