Ardilla infecta a hombre de peste en Boulder

Ardilla infecta a hombre de peste en Boulder

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Ardilla infecta a hombre de peste en Boulder

    BOULDER - Un residente de Boulder es la cuarta persona en contraer la peste este año, de acuerdo a funcionarios del condado.

    El hombre contrajo la peste de una ardilla. Es la primera persona en dar positivo a la enfermedad en el condado Boulder desde 1993.

    La víctima fue al médico después de sentir fiebre, escalofríos, dolor muscular, debilidad, pérdida del apetito y confusión. Él se encuentra en casa recuperándose. 

    [Tema relacionado: Denver en el top 10 con plaga de chinches]

    Este año se han registrado dos casos mortales de la plaga, uno en el condado Larimer y el otro en Pueblo.

    Un cuarto caso fue reportado en Denver, de acuerdo con funcionarios de salud estatales.

    Los casos de peste son raros y las muertes lo son incluso más. A nivel nacional, un promedio de siete casos de peste humana se reportan al año, con un promedio de mortalidad del 11%, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

    La última vez que alguien murió de peste en Estados Unidos fue en 2013 en Nuevo México, un caso de la menos común peste septicémica, la misma que se cree que tuvo la víctima en el condado Larimer, Taylor Gaes. La última muerte por peste en Colorado fue en 2004 y también fue un caso de peste septicémica, dijo Jennifer House, de salud pública veterinaria de Colorado.

    [Tema relacionado: Lluvia trae más mosquitos a Colorado]

    Hay tres formas principales de peste y todas son causadas por la misma bacteria Yersinia pestis, que de forma común se propaga a través de pulgas que se alimentaron de roedores infectados.

    En su forma más común, la peste bubónica, la infección se extiende por el tejido del cuerpo al sistema linfático, lo que produce nódulos linfáticos inflamados que son un indicio. En la peste septicémica, la bacteria entra directo al flujo sanguíneo y, sin la inflación, sus síntomas de fiebre, escalofríos y dolor abdominal, pueden parecerse a la influenza.