Fue la inmigración, estúpido

Gutiérrez se ha transformado en el nuevo paladín de la reforma migratoria integral. Rafael Prieto Zartha analiza su postura.

El exsecretario de Comercio de la administración de George W. Bush, Carlos Gutiérrez.
El exsecretario de Comercio de la administración de George W. Bush, Carlos Gutiérrez.
Crédito: Getty Images
Por Rafael Prieto Zartha 27 de julio de 2014

El exsecretario de Comercio de la administración de George W. Bush, Carlos Gutiérrez, quien asesoró al excandidato republicano Mitt Romney en su fallido intento de llegar a la presidencia, regresó al futuro después de la debacle electoral para su partido el pasado 6 de noviembre.


Hay que recordar que el político cubanoamericano fue el principal escudero del gabinete de Bush para impulsar el proyecto de reforma migratoria integral, que murió el 28 de junio de 2007.


En una epifanía generada por el abrumador rechazo de los votantes latinos a la política antiinmigrante de Romney y la perspectiva de que el partido de los elefantes no vuelva al poder por alienar al electorado hispano, igual que ocurrió con los afroamericanos, Gutiérrez se ha transformado en el nuevo paladín de la reforma migratoria integral y en un defensor a ultranza de la comunidad hispana.


Está acusando a la ultraderecha de su partido de haber causado el desastre, por su intolerancia. Ya anunció la conformación de un Comité de Acción Política, Republicanos por la Reforma Migratoria, con el abogado Charlie Spies, que recaudó millones de dólares para Romney. La diferencia es que esta vez el dinero se usará para apoyar a políticos republicanos que respalden la reforma migratoria y atacar a los que la obstruyan.


Gutiérrez ha recorrido los programas de televisión de política, con un mensaje que se podría equiparar al de la campaña del expresidente Clinton en 1992, con el que logró la presidencia: “es la economía, estúpido”.


Así que: “Fue la inmigración, estúpido”, tendría que ser el lema simple del exsecretario de Comercio, para explicar la derrota de Romney y su ímpetu por la reforma.


Si quieres leer el artículo completo, dale click aquí.