Aprende a decir que no en tu trabajo

No sabes marcar los límites, compañeros y jefes se aprovechan de tu bondad. Te damos unos tips para retomar las riendas en la oficina.

10 fotos
1/10
Shutterstock
Aprende a brillar. Tienes mucho para dar, procura que tus jefes lo vean. Si a tu departamento le toca exponer un tema ante la empresa ofrécete. Es tiempo de lucirse, y luego podrás negociar de una mejor manera tus futuras asignaciones.
2/10
Shutterstock
Aprende a brillar. Tienes mucho para dar, procura que tus jefes lo vean. Si a tu departamento le toca exponer un tema ante la empresa ofrécete. Es tiempo de lucirse, y luego podrás negociar de una mejor manera tus futuras asignaciones.
3/10
Shutterstock
No sabes marcar los límites, compañeros y jefes se aprovechan de tu bondad. Te damos unos tips para retomar las riendas en la oficina.
4/10
Shutterstock
Una cosa es que para un proyecto hagas horas extras. Otra cosa es que seas la tonta que se queda todos los días haciendo horas extra mientras los demás se largan. Sé responsable pero también aprende a disfrutar de la vida.
5/10
Shutterstock
Cuidado con los perezosos. Tu compañero de proyecto solo está preocupado por el destino de sus próximas vacaciones y no se esfuerza al igual que tu. Habla con él enérgicamente. No puedes seguir salvándole la cabeza a los demás.
6/10
Shutterstock
No puedes hacer todo sola. Una cosa es que te guste facilitar la vida a los demás. Otra cosa es que lo circunstancial se convierta en parte de tus obligaciones: cambiar el botellón de agua, cargar de hojas la impresora, hacer los pedidos de material de oficina ¡Delega tareas!
7/10
Shutterstock
Un lugar de trabajo óptimo. Llevas mucho tiempo trabajando y debes tener los mismos derechos que los demás. Si sigues en el mismo cubículo sin luz desde hace años, quizás es tiempo de que hables con tu jefe para que te cambie de sitio.
8/10
Shutterstock
No eres la encargada de limpieza. Colabora con el orden y la limpia como todos los demás… Pero no te quedes todos los días ocupándote de la cocina de la oficina y poniendo todo en su sitio. Los otros también lo pueden hacer.
9/10
Shutterstock
No calles tanto. Si te acusan de cometer un error que no está en tu área, no te quedes con la boca cerrada, aclara a tu jefe que eso no dependía de ti. Explica lo que te sucede y lo que no toleras. No te quedes nada dentro. Una comunicación clara y efectiva es la clave a la hora de establecer límites.
10/10
Shutterstock
Aprende a brillar. Tienes mucho para dar, procura que tus jefes lo vean. Si a tu departamento le toca exponer un tema ante la empresa ofrécete. Es tiempo de lucirse, y luego podrás negociar de una mejor manera tus futuras asignaciones.
Contáctanos