“Pistolero desnudo”, por qué acusado de masacre se salva de juicio