La religión y la ley, ¿el agua y el aceite?

Una azafata musulmana fue suspendida porque se negó a servir alcohol a un pasajero mientras que otra mujer, cristiana, terminó presa porque, dijo, su fe, no le permitía entregar licencias de casamiento a parejas gay. Si bien ambos casos invocan la religión, aquí te explicamos las diferencias.

20 fotos
1/20
Shutterstock-EFE
Una azafata musulmana fue suspendida porque se negó a servir alcohol a un pasajero mientras que otra mujer, cristiana, terminó presa porque, dijo, su fe, no le permitía entregar licencias de casamiento a parejas gay. Si bien ambos casos invocan la religión, aquí te explicamos las diferencias.
2/20
EFE
El caso de la funcionaria del Registro Civil de Kentucky que terminó presa por desacato tras invocar que su religión cristiana no le permitía entregar licencias de matrimonio a parejas gay, atrajo la atención nacional en Estados Unidos.
3/20
Getty Images
En la misma semana, trascendió que una azafata musulmana había sido suspendida porque se negó a servir bebidas alchólicas a un par de pasajeros porque, a su juicio, atenta contra su religión, el islamismo.
4/20
Getty Images
Kim Davis es funcionaria del Registro Civil en el condado de Rowan, Kentucky, cargo para el cual fue electa por la ciudadanía. En su vida privada, la mujer profesa la religión cristiana.
5/20
Getty Images
Tremendo revuelo armó la funcionaria cuando se negó a entregar licencias de matrimonio a parejas gay porque, dijo, su fe no lo permitía ya que se opone a las bodas entre personas del mismo sexo. 'Respondo a Dios', dijo cuando fue confrontada por personas homosexuales que demandaban el servicio público.
6/20
Getty Images
Davis fue ordenada por la justicia a que expida las licencias de casamiento, ya que ésa era su función de acuerdo a las leyes del estado y al reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia que finalmente legalizó las bodas gay en todo el país. Davis se negó y un juez ordenó su detención por desacato a la ley.
7/20
Getty Images
La mujer, de fuertes convicciones cristianas y fundamentalistas, estuvo cinco días detenida, hasta que el juez ordenó su libertad bajo la condición de que el resto del personal del Registro Civil continúe entregando las licencias ya que es el servicio que debe ofrecer la repartición oficial.
8/20
Getty Images
Visiblemente emocionada cuando fue dejada en libertad, Davis le dijo a la multitud que la esperaba afuera del centro de detención y que cantaba 'Amazing Grace': 'servimos a Dios'. De acuerdo a lo que establece la Constitución de Estados Unidos, Davis es funcionaria pública y debe cumplir con lo que establece la ley, que en este caso, es extender licencias de casamiento a todas las parejas, incluidas las homosexuales.
9/20
Getty Images
Vale reafirmar que Kim Davis fue electa como funcionaria del Registro Civil para que extienda licencias para que todas las parejas, con los mismos derechos constitucionales, puedan casarse, tal como lo estableció la Corte Suprema en su histórico fallo de junio pasado. En su función, Davis le responde al Estado, no a su creencia personal, según han estado reafirmando abogados y expertos en la Constitución en distintos medios.
10/20
Getty Images
Davis debe hacer respetar lo que establece la ley ya que está al frente de una repartición pública, como el Registro Civil del condado de Rowan, en Kentucky.
11/20
Getty Images
El juez que ordenó la liberación de Davis, acordó quitar su nombre de las licencias como una forma de concesión a su creencia personal. No obstante, le advirtió que si se negaba a entregar los documentos a cualquier pareja por razones personales, volvería a la cárcel por desacato. En otras palabras, por no obedecer la ley.
12/20
Getty Images
Las bodas entre personas del mismo sexo han dado que hablar en los últimos años, especialmente desde que la Corte Suprema dio su veredicto final en junio de 2015.
13/20
La Corte Suprema dictaminó que las personas del mismo sexo pueden casarse y que ningún estado puede negarles ese derecho. Por esta razón, el tema, desde el punto de vista judicial, está definido.
14/20
Getty Images
El otro caso que captó la atención de los medios es el referido a la azafata musulmana que fue suspendida de sus funciones por negarse a servir bebidas alcohólicas durante un vuelo, aduciendo que lo hacía porque su religión, la islámica, no se lo permitía.
15/20
Getty Images
Charee Stanley, de 40 años, la azafata, presentó una queja por discriminación ante la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de Estados Unidos (EEOC por sus siglas en inglés) en Detroit la semana pasada. La mujer había sido suspendida por varios meses, sin goce de haberes.
16/20
Getty Images
Si bien esta situación también involucra la creencia personal de alguien respecto del mundo secular que la rodea, otras son las cuestiones que lo destacan y lo diferencian del caso anterior.
17/20
Getty Images
En el caso de la azafata musulmana, se trata de una empresa privada, no el Estado, como el caso de Kim Davis. La mujer, por sus creencias religiosas, puede solicitar que se le conceda el no servir bebidas alcohólicas, siempre y cuando cumpla con el resto de sus responsabilidades laborales, las que, como azafata, son por demás numerosas.
18/20
En este caso, la azafata interpuso una demanda ya que considera que fue injustamente castigada por negarse a servir alcohol a pasajeros, ya que iba contra su convicción religiosa como musulmana.
19/20
El sentido común indica que cuando Charee Stanley aceptó el puesto de azafata, acordó realizar todas las funciones que ello implica. No obstante, y existen casos legales como precedente, la empresa que emplea a Stanley, ExpressJet, puede otorgarle la concesión, el beneficio, de no servir bebidas alcohólicas debido a su religión, siempre y cuando cumpla con el resto de sus funciones.
20/20
Es probable que Davis regrese a la cárcel en caso que continúe su rechazo a la extensión de las licencias matrimoniales, tal como le advirtió el juez. La azafata musulmana, en tanto, queda a la espera del resultado de su demanda contra ExpressJet. Como se ve, la separación entre las creencias personales de la gente y el Estado, son claras aunque a veces se tiñen de gris, lo que obliga al análisis más profundo basado en los datos fehacientes.
Contáctanos