Ciclón Pam destruye isla Vanuatu del Pacífico

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Ciclón Pam destruye isla Vanuatu del Pacífico
    "Este lugar que una vez fue un paraíso tropical, ahora se ve como el infierno en la tierra".

    SIDNEY (Australia) - Trabajadores de organizaciones humanitarias describieron este lunes como devastador el panorama en Vanuatu tras el paso el sábado del ciclón Pam, de categoría 5, que ha dejado al país incomunicado, según diversos medios locales.

     

    "Este lugar que una vez fue un paraíso tropical, ahora se ve como el infierno en la tierra", dijo a la cadena australiana ABC la portavoz de World Vision, Chloe Morrison.

     

    La tormenta, una de las más potentes que ha afectado el Pacífico Sur en años, ha causado un número indeterminado de muertos que se prevé aclarar a medida que las autoridades restablezcan las comunicaciones cortadas con las islas periféricas del archipiélago.

     

    El presidente del país, Baldwin Londsdale, que calificó el ciclón como "un monstruo", dijo que el balance provisional es de seis muertos en la capital Port Vila, donde también hay unos 30 heridos y unas 1,000 personas se encuentran en centros de evacuación.

     

    "Tendremos una mejor idea sobre la cifra de muertos más adelante, pero para ser honesta no tenemos idea de lo que está pasando. Hay 86 islas en Vanuatu", dijo la representante de Save The Children, Nichola Krey, a ABC.

     

    Los equipos de rescate realizaron inspecciones aéreas de las islas más remotas del archipiélago, como Tanna, donde viven unas 29,000 personas y que habría quedado en ruinas, según la jefa de la oficina regional de la Cruz Roja, Aurelia Balpe.

     

    "Lo que han visto es muchos escombros, las plantas completamente destruidas, muchos árboles arrancados de raíz. Todas las estructuras de hierro ondulado están destruidos, las estructuras de cemento están todas sin techo", dijo Balpe a Radio New Zealand.

     

    "Por supuesto, con todos los escombros estamos muy preocupados por las heridas potenciales que haya podido sufrir la gente", remarcó Balpe sobre el estado de Tanna, donde se han confirmado dos muertos.

     

    Alice Clements, una de las representante de Unicef en Port Vila, declaró a Radio New Zealand que los habitantes están comiendo raíces y frutas caídas de los árboles, y advirtió de que estos alimentos durarán una semana.