Mujeres Imparables

“Todo es posible”: Jueza de San Diego se convierte en la primera latina en la Corte Suprema de California

Telemundo

SAN DIEGO - Una jueza de la corte de apelaciones de San Diego, hija de inmigrantes mexicanos, fue confirmada el martes como la primera latina en servir en la Corte Suprema de California.

La jueza Patricia Guerrero fue aprobada con una votación de 3-0 de la Comisión de Designaciones Judiciales para llenar la vacante dejada por el juez asociado Mariano-Florentino Cuéllar, quien renunció el año pasado.

Guerrero, de 50 años, creció en el Valle Imperial agrícola y ha trabajado como fiscal, socia de un bufete de abogados, juez del Tribunal Superior y es miembro del Tribunal de Apelaciones del Cuarto Distrito del estado. Ella tomará su asiento en la corte después de que el gobernador Gavin Newsom, quien la nominó, la juramente más tarde.

El gobernador Gavin Newsom nomina a la magistrada Patricia Guerrero, hija de inmigrantes mexicanos.
El gobernador Gavin Newsom nomina a la magistrada Patricia Guerrero, hija de inmigrantes mexicanos.

Guerrero, quien fue elogiada por colegas y miembros del panel que incluía al Fiscal General Rob Bonta y a la Presidenta del Tribunal Supremo Tani Cantil-Sakauye, dijo que se sentía honrada por el significado histórico de su ascenso a la corte.

Dijo que se apoyó en los hombros de sus abuelos y padres que emigraron de México para darles a sus hijos una vida mejor.

“Como he tratado de expresar, esto no se trata solo de mí, ni siquiera de mis padres, sino de muchos otros como nosotros”, dijo Guerrero. "Esta es una historia del Sueño Americano, la creencia de que con trabajo duro, perseverancia y oportunidades, todo es posible. Y por eso estoy agradecido".

Guerrero fue confirmada tras una audiencia amistosa sin oposición. Cantil-Sakauye indicó que sería un viaje tranquilo para Guerrero cuando abrió la audiencia diciendo que era una ocasión alegre.

Los partidarios elogiaron la amplitud de la carrera de Guerrero, su escritura legal y su capacidad para encontrar consenso con otros jueces.

La Comisión de Evaluación de Nominados Judiciales del Colegio de Abogados del Estado la encontró excepcionalmente bien calificada para el tribunal más alto del estado.

"El juez Guerrero es fenomenal en múltiples niveles", dijo Stella Ngai, presidenta de la comisión. "Ella es elogiada universalmente por su intelecto superior, escritura clara, temperamento judicial, ética de trabajo y compasión".

Guerrero tomará el lugar de Cuéllar, quien renunció para convertirse en presidente de Carnegie Endowment for International Peace. Cuéllar fue nominado a la corte por el predecesor de Newsom, el gobernador Jerry Brown, también demócrata.

Cinco de los siete miembros de la corte fueron nominados por demócratas y dos por republicanos.

Newsom ha hecho de la diversidad en el banquillo una prioridad. En 2020, nominó al primer juez abiertamente gay, Martin Jenkins, quien es la tercera persona negra en servir en la corte.

El abuelo de Guerrero vino a los Estados Unidos del estado mexicano de Sonora y obtuvo la residencia a través de un patrocinador.

Cuando su padre, Jorge Guerrero, llegó a California, recogía cultivos y luego trabajaba en corrales de engorde. Llevó botas de vaquero a la audiencia y sonrió desde la primera fila de la sala del tribunal junto con el esposo de Guerrero y uno de sus dos hijos. Su hermana y varios otros miembros de la familia se sentaron detrás de ellos.

Guerrero dijo que esperaba que su nombramiento sirviera como tributo a su madre, una niñera que recientemente murió de cáncer de mama y había enfatizado la importancia de la educación y les había dicho a sus hijos que no hay limitaciones en lo que pueden lograr.

Guerrero se atragantó cuando habló sobre su madre y dijo que esperó hasta el final de sus comentarios porque no creía que pudiera superarlos si hablaba de ella antes.

“Nos enseñó a ser fuertes, compasivos e independientes”, dijo. “Nos mostró la importancia de la familia. Nos enseñó a agradecer a Dios por nuestras bendiciones. Y nos mostró que debemos ayudar a otras personas cuando podamos. Ella sacrificó todo por nosotros”.

Guerrero se graduó de la Universidad de California, Berkeley y de la Facultad de Derecho de Stanford. Financió su educación a través de becas y trabajando medio tiempo.

California ahora se unirá a Colorado, Connecticut, Florida, Nueva York y Texas para tener juezas latinas en sus tribunales superiores.

Guerrero recibirá un salario de $274,000.

Derechos de autor AP - Associated Press
Contáctanos