Se reúnen tras 54 años para izar bandera en Cuba

Se reúnen tras 54 años para izar bandera en Cuba

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Se reúnen tras 54 años para izar bandera en Cuba
    DEPARTAMENTO DE ESTADO
    Todos coinciden en que fue un momento conmovedor, no solo por el presentimiento de estar de alguna forma siendo parte de un capítulo histórico, sino por el vínculo que tenían con la gente cubana.

    La historia vuelve a reunir a tres infantes de Marina alrededor de una bandera, esta vez a 54 años después. Ellos fueron los encargados de arriar el símbolo patrio estadounidense en La Habana el 4 de enero de 1961, cuando se anunció la ruptura de relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

    Este viernes ellos se reencontrarán en el mismo lugar, esta vez para verla subir en el mástil e izarse en el cielo caribeño.

    "Izar la bandera", tres infantes de Marina hacen historia en La Habana

    "Izar la bandera", tres infantes de Marina hacen historia en La Habana
    El Departamento de Estado mostró la historia de quienes retiraron la bandera en 1961 y la volverán a ver izada en el 2015.
    (Publicado jueves 13 de agosto de 2015)

    [Nota Relacionada: Bandera cubana vuelve a izarse en Washington]

    La historia de los tres hombres fue compartida por el Departamento de Estado en un video titulado "Izar la bandera", en ocasión de la apertura de la embajada norteamericana en La Habana, prevista para el 14 de agosto.

    En él, los oficiales reviven cómo fue el momento en el que supieron que la misión consular llegaba a su fin y que debían volver a casa.

    "Sabíamos de antemano que en tres días teníamos que marcharnos", dice el Sargento de Artillería F.W. Mike East. Por su parte el Cabo Larry C. Morris dice que él fue uno de los que se ofreció cuando buscaron voluntarios para arriar la bandera por última vez.

    [AP: No invitarán disidentes a apertura de embajada]

    El sargento mayor de Artilleria, Jim Tracy, se unió a los otros dos y cuenta que juntos cruzaron frente a más de 300 cubanos para bajar y doblar la bandera de acuerdo a sus protocolos.

    Todos coinciden en que fue un momento conmovedor, no solo por el presentimiento de estar de alguna forma siendo parte de un capítulo histórico, sino por el vínculo que tenían con la gente cubana.

    "Eran un poco como la familia (...) eran personas encantadoras (...) Supongo que simplemente existe un vínculo especial con Cuba. Es un vínculo que no se puede expresar con palabras, es sólo algo que te da placer ver", dijo East.

    [Tema relacionado: Cuba reabrirá embajada con 500 invitados]

    Movido hasta las lágrimas, Morris dice que ha estado casado por 47 años y que en los mismos 47 años no ha dejado de hablarle de Cuba a su esposa.

    El sueño de volver se hará realidad para ellos, ahora que volverán a atestiguar la historia en primera fila cuando la bandera regrese al sitio del que fue retirada.

    "Estoy muy emocionado por esto. Creo que a todo el mundo le gusta lo que va a generar", piensa Tracy.

    "Nunca pensé que iba a regresar, pero agradezco la oportunidad", concluye East.