Critican al gobernador por beber agua del río

Critican al gobernador por beber agua del río

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Enfrentan la justicia sospechosos por muerte de taxista
    Colorado Parks and Wildlife

    DENVER- El Secretario de Medio Ambiente de Nuevo México criticó al gobernador de Colorado por tomar agua del río Animas que fue contaminado por un derrame de aguas tóxicas el 5 de agosto.

    El gobernador John Hickenlooper puso una tableta de yodo en una botella con agua proveniente del río para matar las bacterias. Poco después bebió de la botella frente a los medios y varias personas durante su visita al río el martes.

    Río Animas mejora a paso lento

    Río Animas mejora a paso lento
    Autoridades locales y federales reportaron que los niveles de contaminación del río Animas ha descendido.
    (Publicado jueves 13 de agosto de 2015)

    Él dijo que estaba tratando de demostrar que el río volvió a la normalidad.

    [Tema relacionado: Desastre ambiental tiñe un río de naranja]

    El derrame de más de tres millones de galones de agua cargados con residuos de minerales pesados como el plomo, cobre, zinc y el arsénico, causó consternación en comunidades que viven a lo largo del río Animas y San Juan, en Utah y Nuevo México.

    The Farmington Daily Times reportó que el secretario Ryan Flynn dijo a los residentes allí la noche del miércoles que la medida era irresponsable y envía un mal mensaje.

    Colorado está permitiendo que las plantas de tratamiento puedan nuevamente usar el agua del rio. Sin embargo, el Aminas permanece cerrado a la navegación.

    El desastre ambiental fue causado por trabajos de limpieza que la La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) realizaba la semana pasada en la mina de oro Gold King Mine, a 55 millas al norte de Durango. Desde la EPA se dijo que los trabajadores accidentalmente rompieron una represa de escombros.

    [Tema relacionado: Flores mutantes por radiación en Japón]

    Los granjeros que utilizan el agua para regar sus cultivos han mostrado preocupación por la contaminación del río. Dijeron que temen que la gente no quiera consumir productos regados con las aguas del Animas.