Autor de masacre sentenciado a cadena perpetua

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Enfrentan la justicia sospechosos por muerte de taxista

    DENVER - Los miembros del jurado en el juicio contra el hombre hallado culpable de apuñalar a cinco personas en un bar de Denver decidieron sentenciar a Lewis a cadena perpetua.

    La masacre ocurrió el 17 de octubre de 2012 en el bar Fero’s Bar and Grill en la South Colorado Boulevard. Dexter Lewis enfrentaba la pena de muerte.

    La defensa presentó el testimonio de nueve personas el miércoles incluyendo la de la madre de Lewis que dijo haber maltratado a su hijo cuando era niño.

    El jurado, compuesto de 10 mujeres y dos hombres, encontró factores mitigantes en la segunda fase de la sentencia. Bajo la ley de Colorado, la decisión de sentenciar a un acusado a la pena capital debe ser unánime.  

    [Te puede interesar: Texas ejecuta al hispano que deseaba morir]

    El 10 de agosto, Lewis fue hallado culpable de apuñalar a cinco personas a sangre fría e incendiar el bar. Lewis presuntamente le dijo a su compañero de celda que tenía que matar a todos en el bar, ya que habían visto su cara cuando él apuñaló a la primera víctima.

    Los cinco cuerpos, incluyendo la del dueño del bar, fueron encontrados cuando los bomberos respondieron al incendio. La policía dijo que creían que el incendio fue provocado para encubrir los asesinatos.

    Los investigadores dijeron que el motivo de los asesinatos fue robo. Los sospechosos huyeron con $170, según documentos judiciales.

    Este es el segundo juicio donde jurados decidieron perdonar la vida de los acusados que enfrentaban la pena de muerte. El 10 de agosto, el autor de la masacre en el cine de Aurora, James Holmes, fue sentenciado a cadena perpetua por la muerte de 12 personas. 

    La última persona en ser condenada a muerte fue en 1986. Colorado no ha ejecutado a un prisionero desde 1997.

    [Tema relacionado: Condenan a James Holmes a 3,000 años de cárcel]

    Los hermanos, Joseph Hill y Lynell Hill, también fueron arrestados.

    Ambos se declararon culpables por su participación en el crimen. Lynell Hill fue condenado a 70 años de prisión. Él testificó en contra de Lewis en el juicio.

    Joseph Hill previamente acordó testificar en contra de Lewis pero eventualmente se negó. Él fue condenado a cinco cadenas perpetuas sin posibilidad de libertad condicional.