Se declara culpable miembro de empresa delictiva en Denver

Las autoridades indicaron que la empresa delictiva tenía estructura organizada para realizar sus fechorías.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Se declara culpable miembro de empresa delictiva en Denver
    District Attorney Denver

    Uno de los cinco presuntos cabecillas de una empresa delictiva que involucra vehículos robados, robos a propiedades, destrucción de propiedad, robo de identidad y otras actividades delictivas se ha declarado culpable y sentenciado a prisión, según informó el la oficina del Tribunal de Distrito de Denver.

    Jory Ingram, 22, se declaró culpable el jueves en el Tribunal de Distrito de Denver por el cargo principal de violación de la Ley de Control del Crimen Organizado de Colorado -COCCA, y por un cargo de robo de identidad. Inmediatamente fue sentenciado a 16 años de prisión por la condena de COCCA y a cuatro años por la condena por robo, las sentencias se ejecutarán concurrentemente.

    Bronceado sin riesgo de cáncer, el chip que todos querrán ponerse

    [TLMD - NATL] Bronceado sin riesgo de cáncer, el chip que todos querrán ponerse

    La tecnología dio un paso gigante para evitar que al exponerte al sol demasiado, con el paso del tiempo sufras de cáncer de piel, incluso si usas protector solar.

    (Publicado miércoles 8 de agosto de 2018)

    Los cabecillas Noah Ferris, Jordan Goetsch y Michael Rodgers se declararon culpables a principios de este año del cargo principal de violación de COCCA y un cargo de robo de identidad. Ferris fue sentenciado a 16 años de prisión, y Goetsch y Rodgers fueron condenados a 10 años de prisión cada uno.

    El supuesto cabecilla restante, Pablo Bleacher está programado para la presentación de cargos el 23 de agosto de 2018.

    Ingram, Ferris, Goetsch, Rodgers y Bleacher fueron acusados por un Gran Jurado de Denver en octubre de 2017. Ellos y 11 coacusados fueron adicionalmente acusados de otros delitos graves, incluido el robo agravado de vehículos motorizados, robo en segundo grado y robo de identidad.

    La acusación fue el resultado de una investigación y colaboración de varios meses de duración entre la Unidad de Delitos Económicos del Fiscal de Distrito de Denver, el Departamento de Policía de Denver y el Equipo Operativo de Robos de Vehículos en el área Metro.

    La acusación alegaba que al menos entre noviembre de 2015 y julio de 2017, con varios miembros que se unieron en varias ocasiones, miembros de la empresa criminal y asociados robaron numerosos vehículos de motor y otras propiedades mientras cometían robos en los garaje, traspasos de vehículos de motor, robo de identidad y otros robos; y que los miembros de la empresa compartieron dinero, ganancias de la venta de propiedad robada, propiedad robada, documentos de identificación robados, dispositivos de transacciones financieras robadas, automóviles robados, transporte, sustancias controladas, alimentos, ropa y viviendas para lograr las metas de la empresa.

    La acusación alega que los miembros de la empresa obtuvieron la propiedad robada principalmente a través de estafas de garajes de estacionamiento residencial asegurados conectados a apartamentos, condominios y complejos comerciales ubicados principalmente en las áreas del centro de Denver, LoDo, LoHi y RiNo de Denver, a menudo utilizando vehículos robados para facilitar esos robos.

    Los miembros de la empresa y asociados supuestamente eludieron las medidas de seguridad del edificio / garaje mediante varios métodos, que incluyen, entre otros, el seguimiento del vehículo del inquilino hasta el garaje, ya sea a pie o en un vehículo robado; romper la entrada a los complejos residenciales al forzar las puertas abiertas del vestíbulo; embestir automóviles robados a través de puertas y portones de control de entrada y salida de garaje; operar puertas de garaje robadas; y usar las entradas públicas durante el horario comercial normal.

    Una vez dentro de un área asegurada del garaje, los miembros de la empresa rápidamente revisaban el garaje y verificaban las puertas. Si una llave se encontraba dentro del vehículo, los miembros de la empresa robaban ese auto. Este proceso fue conocido y descrito por los miembros de la empresa como "saltos de autos".