Es demandado por sus padres por no querer mudarse

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Padres demandan a su hijo porque no quería mudarse

    El hombre de 30 años no quería dejar el hogar paternal.

    (Publicado martes 22 de mayo de 2018)

    NUEVA YORK – Una pareja neoyorquina tuvo que recurrir a un tribunal para expulsar del hogar a su renuente hijo de 30 años, quien se negó a mudarse pese a las súplicas de sus padres.

    Michael Rotondo dijo al juez Donald Greenwood que comprende que sus padres lo quieren fuera de la casa de dos pisos. Sin embargo, el indeseable ocupante argumentó que, como miembro de la familia, tiene derecho a seis meses más de residencia antes de mudarse.

    El magistrado de la Corte Suprema del Estado rechazó la petición de Rotondo, además de calificarla como “indignante”.

    El hombre declaró a la prensa que apelará la contundente orden del juez.

    Mark y Christina Rotondo, los padres cansados de la negligencia de su hijo, presentaron el caso judicial después de que Michael ignorara varias cartas de desalojo, que incluso le ofrecían dinero y ayuda para iniciar de una buena vez su vida como adulto independiente.

    La pareja no respondió de inmediato a una petición de comentarios de nuestra cadena hermana NBC 4 New York.

    Los padres no explican en las cartas el motivo del desalojo; sin embargo, le piden que consiga un trabajo y que se deshaga de su averiado Volkswagen Passat.

    "Michael, aquí tenemos $1,100 para que puedas encontrar un lugar donde quedarte", comienza una carta con fecha del 18 de febrero.

    En el documento, Mark y Christina Rotondo sugieren que venda su estéreo, algunas herramientas y todas las armas que pueda tener para ganar dinero, y así costear un nuevo hogar.

    "Hay trabajos disponibles incluso para aquellos con un historial de trabajo pobre como el tuyo", se lee en el documento. "Consigue uno. Tienes que trabajar".

    Mientras los reporteros observaban en la corte, Michael Rotondo se entrevistó con el juez Greenwood por 30 minutos, a la vez que sus padres esperan sentados tranquilamente.

    Cuando el magistrado llamó a Rotondo al banco, el hombre de pelo largo y barbado pidió a la prensa que esperaran afuera. Luego de eso, el hombre dijo que ocupa una habitación en la casa de sus padres, que no les habla y que no está listo para abandonar el hogar.

    Rotondo dijo que tenía un negocio, pero no ofreció detalles.

    "Mi negocio es asunto mío", refutó.

    El juez instruyó al abogado de los padres para redactar una orden de desalojo.

    El abogado Anthony Adorante dijo que le daría a Rotondo un plazo razonable para desalojar.