Arizona

Revelan las últimas palabras de reo ejecutado por violar y matar a una estudiante

Fue la primera ejecución en Arizona en casi ocho años.

Telemundo

FLORENCE, Arizona - Un hombre de Arizona condenado por matar a una estudiante universitaria en 1978 fue ejecutado este miércoles después de una pausa de casi ocho años en el uso de la pena de muerte por parte del estado.

Clarence Dixon, de 66 años, murió por inyección letal en la prisión estatal de Florence por su condena por el asesinato de Deana Bowdoin, estudiante de la Universidad Estatal de Arizona, de 21 años, lo que lo convierte en la sexta persona ejecutada en Estados Unidos en 2022.

La muerte de Dixon fue confirmada por Frank Strada, subdirector del Departamento de Correcciones, Rehabilitación y Reingreso de Arizona.

Strada dijo que la última declaración de Dixon fue: “La Corte Suprema de Arizona debe cumplir con las leyes. Negaron mis apelaciones y peticiones para cambiar el resultado de este juicio. Proclamo y proclamaré siempre la inocencia. Ahora, hagamos esto”.

En el último intento por detener la ejecución de Dixon de 66 años, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó la apelación de la defensa. La ejecución se efectuó a las 10 a.m. hora local en la prisión de Florence, Arizona. Fue declarado muerto 10:30 a.m.

Antes de ser ejecutado Clarence Dixon pidió que su última comida fuera pollo de KFC, helado de fresa y una botella de agua.

Conoce aquí los detalles
Conoce aquí los detalles

¿Cómo intentaron impedir la ejecución?

En las últimas semanas, los abogados de Dixon presentaron argumentos de última hora ante los tribunales para posponer su ejecución, pero los jueces rechazaron su argumento de que no está mentalmente apto para ser ejecutado y no tenían una comprensión racional de por qué el estado quería ejecutarlo.

Dixon había rechazado la opción de ser asesinado en la cámara de gas, un método que no se ha utilizado en los EEUU en más de dos décadas, después de que Arizona renovó su cámara de gas a fines de 2020. En cambio, fue ejecutado con una inyección de pentobarbital.

Los abogados de Clarence Dixon argumentaron que los problemas psicológicos de su cliente le impiden comprender racionalmente por qué el estado quiere acabar con su vida.
Los abogados de Clarence Dixon argumentaron que los problemas psicológicos de su cliente le impiden comprender racionalmente por qué el estado quiere acabar con su vida.

¿Qué se sabe de la víctima?

Las autoridades han dicho que Bowdoin, que fue encontrada muerta en su apartamento en Tempe, un suburbio de Phoenix, había sido violada, apuñalada y estrangulada con un cinturón.

Dixon, que era estudiante de ASU en ese momento y vivía al otro lado de la calle de Bowdoin, había sido acusado de violar a Bowdoin, pero el cargo de violación se retiró más tarde por motivos de prescripción. Fue declarado culpable de asesinato en su asesinato.

Al argumentar que Dixon no estaba en buenas condiciones mentales, sus abogados dijeron que creía erróneamente que sería ejecutado porque la policía de la Universidad del Norte de Arizona lo arrestó injustamente en otro caso: un ataque en 1985 contra un estudiante de 21 años. Sus abogados admitieron que fue arrestado legalmente por la policía de Flagstaff.

Dixon fue sentenciado a cadena perpetua en ese caso por agresión sexual y otras condenas. Las muestras de ADN tomadas mientras estuvo en prisión lo vincularon más tarde con el asesinato de Bowdoin, que no se había resuelto.

Arizona y su historial en ejecuciones

La última vez que Arizona ejecutó a un prisionero fue en julio de 2014, cuando Joseph Wood recibió 15 dosis de una combinación de dos medicamentos durante dos horas en una ejecución que, según sus abogados, fue fallida. Wood resopló repetidamente y jadeó más de 600 veces antes de morir.

Los estados, incluido Arizona, han tenido problemas para comprar medicamentos de ejecución en los últimos años después de que las compañías farmacéuticas estadounidenses y europeas comenzaran a bloquear el uso de sus productos en inyecciones letales.

  • Desde 1992, hubo ejecuciones programadas regularmente en el estado del Gran Cañón. En ese mismo año los votantes aprobaron la muerte por inyección letal para aquellos en el corredor de la muerte, no solo por la cámara de gas.
  • El último prisionero ejecutado con gas letal fue Walter B. LaGrand el 3 de marzo de 1999, según el sitio web del Departamento de Correcciones, Rehabilitación y Reingreso de Arizona.
  • Las ejecuciones se colocaron en una pausa entre 2000 y 2007 cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que un jurado debe decidir sobre los factores agravantes de la pena de muerte, en lugar de que un juez tome la decisión. Debido a la decisión, 27 casos de pena capital en Arizona tuvieron que volver a los fiscales.
Contáctanos