Aprueban propuesta para proteger a inmigrantes de fraude

Los notarios públicos no pueden practicar leyes como lo hacen los abogados.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    6 cosas que tal vez no sabes sobre la diabetes

    DENVER- Un proyecto de ley que busca proteger a los inmigrantes hispanoparlantes de notarios que pretenden ofrecen servicios legales fue aprobado por la legislatura el lunes.

    Los senadores votaron 26-8 a favor del proyecto de ley. El 14 de abril legisladores en la Cámara Baja aprobaron la propuesta con 39 votos a favor y 26 en contra.

    El proyecto de ley requiere que notarios publiquen que no tienen autorización para representar a personas en asuntos de inmigración, a no ser que sean abogados y tengan esa autorización.

    Los infractores podrían enfrentar multas civiles.

    En muchos países de América Latina, la palabra “notario” se entiende que significa una persona con la autoridad para rendir servicios legales, es decir, un abogado. Pero en los Estados Unidos no es así. 

    Los notarios públicos en Estados Unidos son personas asignadas por gobiernos estatales exclusivamente para presenciar la firma de documentos importantes y administrar juramentos, y no están autorizados para proporcionar servicio legal.

    Abogados en Colorado dicen que algunos notarios se aprovechan de los inmigrantes de habla hispana afirmando que son capaces de representarlos en asuntos legales en Estados Unidos, especialmente en casos de inmigración.

    La Asociación de Abogados de Inmigración, (AILA, por sus siglas en inglés) ha creado una campaña contra el fraude notarial. Visita esta página web para más información.

    Estos notarios muchas veces cobran tarifas excesivas para llenar solicitudes que nunca someten a las autoridades de inmigración para ser procesadas. En otros casos, someten solicitudes de reclamación de indemnización que el inmigrante no solicitó o para las cuales no es elegible, lo que termina en resultados nefastos para el inmigrante como su deportación de los Estados Unidos.

    El proyecto de ley ahora pasa al escritorio del gobernador para su firma.