Leadville

Exjefe policial negro de Colorado afirma en una demanda que fue despedido por racismo

Hal Edwards, quien demandó a la ciudad de Leadville, afirma que la administradora de la localidad socavó su capacidad de toma de decisiones y su liderazgo durante sus 18 meses en el cargo porque él es negro.

Shutterstock

DENVER - El exjefe de policía negro de un pequeño pueblo de Colorado dice que fue víctima de discriminación racial y fue despedido después de que oficiales y líderes de la ciudad trabajaron para expulsarlo a pesar de que un investigador independiente lo absolvió de cualquier conducta inapropiada, según una demanda federal.

Hal Edwards, quien demandó a la ciudad de Leadville, en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Denver el 30 de abril, afirma que la administradora de la localidad, Laurie Simonson, socavó su capacidad de toma de decisiones y su liderazgo durante sus 18 meses en el cargo porque él es negro.

"Si hablas con cualquier persona afroamericana que esté en una posición de autoridad sobre un grupo de trabajo blanco, se cuestiona nuestra integridad, se cuestiona nuestra competencia y, a menudo, los subordinados nos socavan", dijo Edwards en una entrevista.

"En este caso particular, eso se evidencia en la forma en que la administradora Simonson socavó mi autoridad. Puede que no sea un racismo descarado, directo... pero, de hecho, es racismo", agregó.

Edwards fue nombrado jefe de policía en Leadville, que tiene una población de 2,600 personas, 12 de las cuales son negras, en agosto de 2021, por el entonces alcalde, Greg Labbe. Edwards era el único empleado negro en el departamento de policía de nueve personas.

Leadville se encuentra a 75 millas al suroeste de Denver.

Simonson, Labbe y la alcaldesa Dana Greene no pudieron ser contactados para hacer comentarios.

Edwards también dijo en la demanda que no se le dieron las herramientas necesarias para tener éxito, como fondos para contratar a un subjefe, y que los anteriores jefes de departamento blancos no fueron sometidos al mismo trato que él había recibido de los líderes de la ciudad.

Edwards afirmó que presentó una denuncia ante el departamento de policía el 23 de noviembre de 2022, alegando haber sido víctima de discriminación porque fue tratado injustamente y Simonson socavó sus esfuerzos disciplinarios.

Afirma en la demanda federal que Simonson rechazó su denuncia sin investigarla.

Varios agentes presentaron una queja por escrito a Simonson alegando que Edwards era un líder "tóxico" que menospreciaba a los empleados e ignoraba sus deberes como jefe. No citaron deberes específicos que supuestamente ignoró.

Una investigación independiente realizada por Employee Matter LLC, una empresa con sede en Denver que realiza investigaciones en el lugar de trabajo, exoneró en gran medida a Edwards después de examinar las quejas de los agentes.

"Los agentes alegan agravios sin fundamento contra Edwards que parecen mal caracterizados como delitos graves", escribieron los investigadores en el informe. Agregaron que los oficiales parecían criticar casi todos los aspectos de la gestión de Edwards, con la esperanza de que alguna transgresión menor violara alguna política.

Los investigadores sí descubrieron que Edwards usaba malas palabras en el lugar de trabajo.

"Los cargos más graves contra Edwards incluyen discriminación y represalias de género, militar y matrimonial. Estas acusaciones también carecen de sustancia", se lee en el informe.

Los agentes que presentaron la queja no estaban satisfechos con las conclusiones y amenazaron con hacer huelga, dijo Edwards en su demanda.

Simonson prohibió a Edwards discutir públicamente el informe y lo puso en licencia administrativa remunerada después de que habló sobre ello en una reunión comunitaria en noviembre de 2022, afirma la demanda.

Semanas después de que Edwards fuera puesto de licencia, Simonson le dio la opción de regresar a trabajar en condiciones que habrían socavado su liderazgo y garantizado su fracaso, como incluirlo en un plan de mejora del desempeño sin requisitos específicos, expone la demanda.

Los líderes de la ciudad rechazaron una propuesta de los abogados de Edwards para mediar en los términos de su regreso, dijo el demandante, y fue despedido el 3 de febrero de 2023.

Edwards, quien se mudó a Leadville hace 14 años después de haber trabajado para el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas y el Departamento del Alguacil del Condado de Los Ángeles, indicó que lo despidieron sin haber recibido nunca una evaluación laboral.

Edwards, quien fue designado el mes pasado como comisionado demócrata del condado de Lake, busca resarcimiento por daños y perjuicios no especificados.

Esta historia se publicó originalmente en NBC News.

Contáctanos