Colorado

”Murió asfixiado”: sentencian a dos exoficiales de Boulder tras la muerte de un joven durante su arresto

Oficina del Fiscal del Distrito de Boulder

Dos exoficiales de Colorado fueron condenados a prisión el jueves por causar la muerte de un hombre ebrio al colocarlo boca abajo y meterlo en una camioneta para llevarlo a un centro de desintoxicación.

Los expolicías del condado Boulder, James O'Brien y Adam Lunn, fueron condenados a seis y tres años respectivamente por la muerte en 2018 de Demetrius Shankling de 23 años. O'Brien y Lunn fueron declarados culpables en agosto de homicidio involuntario.

Según una declaración jurada de arresto, colocaron al hombre de 1.8 metros (6 pies) de altura, con las manos detrás de la espalda, en un compartimento de menos de 1.5 metros (5 pies) de largo. O'Brien y Lunn tuvieron que presionar la puerta del compartimiento para cerrarla, lo que provocó que la pierna de Shankling se atascara contra el interior de la puerta, según la declaración jurada.

Cuando llegaron al centro de desintoxicación en las primeras horas del 9 de septiembre de 2018, Shankling no respondía y no respiraba. El hombre murió después de pasar 27 días en coma.

Una autopsia encontró que Shankling murió asfixiado debido a su posición, con el alcohol y las anfetaminas como factores contribuyentes.

El alguacil del condado Boulder, Joe Pelle, emitió un comunicado el jueves en el que calificó la muerte como "una tragedia para todos los involucrados".

“Estoy seguro de una cosa, esta muerte no tenía por qué ocurrir. También estoy seguro de que estos exoficiales no pretendían hacer daño”, dijo. “Estoy seguro de que tomamos todas las medidas necesarias para la rendición de cuentas y la transparencia durante este proceso. Confiamos en el sistema de justicia para obtener un resultado justo y confiamos en que el resultado sea el mejor posible en una situación horrible y sin embargo, prevenible".

Los fiscales dijeron a los miembros del jurado que O'Brien y Lunn actuaron de manera imprudente y desatendieron su capacitación sobre asfixia posicional. Mientras tanto, la defensa argumentó que los expolicías, que estaban trabajando un turno extra en ese momento, no estaban muy familiarizados con la camioneta.

La oficina del alguacil estaba a cargo de llevar a la gente a desintoxicarse ese fin de semana porque los estudiantes acababan de regresar a la Universidad de Colorado y la policía de la ciudad y la universidad quería mantener a sus oficiales en patrulla.

Contáctanos