Colorado

Seis oficiales acusados por falta de acción en la muerte de un joven en crisis de salud mental

Seis policías más que estaban la noche cuando Christian Glass fue baleado y murió en el condado Clear Creek ahora enfrentan cargos por no hacer nada para detenerlo.

ABOGADOS DE LA FAMILIA

DENVER, Colorado - Seis oficiales de Colorado han sido acusados de no intervenir durante un enfrentamiento que terminó con un tiroteo y la muerte de un hombre de 22 años que sufría una crisis de salud mental el año pasado, dijeron fiscales el viernes.

El anuncio se produjo un día después de que un exsargento, previamente acusado por la muerte de Christian Glass, se declarara culpable de no intervenir, un delito menor creado por los legisladores estatales en 2020 tras la muerte de George Floyd. Kyle Gould era el supervisor del suboficial del alguacil que disparó y mató a Glass, Andrew Buen, después de que Glass pidiera ayuda cuando su SUV quedó atascado el 11 de junio de 2022.

Tanto Gould como Buen fueron acusados por un gran jurado el año pasado, después de que este determinara que habían escalado innecesariamente el enfrentamiento. Buen se ha declarado no culpable de los cargos de asesinato en segundo grado, mala conducta oficial y puesta en peligro imprudente.

Los otros seis oficiales de varias agencias que ahora están siendo procesados estuvieron presentes en el lugar y no intervinieron para detener a Buen, dijo Heidi McCollum, fiscal del quinto distrito judicial, en un comunicado sobre los nuevos cargos y la declaración de culpabilidad de Gould.

Uno de los seis, quien utilizó un Taser en Glass según la acusación contra Gould, también fue acusado de agresión en tercer grado, que también es un delito menor, además de no intervenir, señaló.

"Los agentes del orden público deben rendir cuentas por sus acciones al realizar sus confiables deberes de servicio público", dijo.

Un abogado que representa a los padres de Glass, Siddhartha Rathod, elogió la decisión de la fiscalía.

"Si alguno de estos seis agentes hubiera hablado, Christian estaría vivo hoy", dijo.

Gould fue acusado de homicidio negligente y puesta en peligro imprudente en la muerte de Glass, lo que generó llamados a reformas policiales centradas en la intervención en crisis y llevó a un acuerdo de $19 millones con los padres de Glass.

Gould no estaba en el lugar, pero habló con Buen por teléfono y observó lo que sucedía utilizando la transmisión en directo de la cámara corporal, según la acusación. Los fiscales alegaron que Gould dio permiso a Buen para sacar a Glass de su vehículo aunque no se sospechaba que hubiera cometido ningún delito.

Gould fue condenado a dos años de libertad condicional y se le ordenó pagar una multa máxima de $1,000 después de negociar un acuerdo de culpabilidad con los fiscales. Se le prohíbe trabajar como agente del orden nuevamente.

Una condena por no intervenir conlleva una sentencia de hasta 364 días de cárcel.

Glass pidió ayuda después de que su SUV quedara atascado en un camino de tierra en la ciudad montañosa de Silver Plume, diciendo a un despachador que lo estaban siguiendo y haciendo otras declaraciones que la acusación dijo que mostraban que estaba paranoico, alucinando o delirando y experimentando una crisis de salud mental.

Se negó a salir del vehículo después de que agentes del orden de varias agencias llegaran. Las grabaciones de las cámaras corporales de los oficiales mostraron a Glass haciendo formas de corazón con sus manos hacia los oficiales y rezando: "Querido Señor, por favor, no dejen que rompan la ventana".

Después de aproximadamente una hora de negociaciones, los oficiales decidieron romper la ventana del automóvil a pesar de que no había indicación de que Glass representara un peligro o fuera sospechoso de algún delito, según la acusación.

Una vez que se rompió la ventana, las grabaciones de las cámaras corporales muestran a los oficiales disparándole a Glass con proyectiles de bolsas de frijoles y luego usando una pistola Taser. Glass blandió un cuchillo en "un estado de completo pánico y autodefensa" antes de girar en su asiento para empujar un cuchillo en dirección a un oficial, según la acusación. Luego, Buen disparó su arma cinco veces a Glass.

Contáctanos