Galleta mortal: las alergias más comunes que pueden ser letales

La alergia a los alimentos es una condición cada vez más común.

35 fotos
1/35
2/35
Una adolescente del sur de Florida falleció al consumir esta popular galleta.
3/35
Alexi Ryan Stafford, de 15 años, estaba en la casa de una amiga el pasado 25 de junio cuando consumió por error una galleta de mantequilla de maní Chips Ahoy Reese, al no poder diferenciar entre los envoltorios del producto, según su madre.
4/35
La joven quien es alérgica al maní entró en un shock anafiláctico, lo cual no pudo recuperarse de después de dos dosis del medicamento Epipen. La madre de la joven, de Weston, ahora le suplica a la compañía que por favor cambien el paquete y así evitar otra tragedia.
5/35
La doctora Adriana Bonansea, especialista en alergias, asegura que aunque alergias alimentarias son comunes, no es todos los días que terminan en muerte. Pero a la vez recomienda tomar cada alergia en serio: “muchas veces no sabes el grado de reacción que va a tener una persona pero siempre tenemos que presuponer que la reacción puede ser muy severa”.
6/35
ShutterStock
Muchas personas sufren de estas peligrosas alergias en su día a día. Mira aquí las más comunes:
7/35
ShutterStock
Algunos alimentos provocan una reacción como la anafilaxia, que si no se atiende a tiempo provoca la muerte por asfixia.
8/35
ShutterStock
Según The Food Allergy and Anaphylaxis Network, el 90 % de los casos reportados en niños son consecuencia de la ingesta de algún alimento.
9/35
ShutterStock
Para determinar la alergia a un alimento o sustancia en particular, se realiza un análisis de sangre para buscar la presencia de inmunoglobulina (IgE). Cada alérgeno tiene su propio IgE, por lo que se puede detectar la sustancia que está produciendo alergia.
10/35
ShutterStock
Los síntomas más comunes de una alergia son: dolor abdominal, diarrea, dificultad para tragar, picazón de la boca, garganta, ojos, piel, mareos, desmayos, náuseas, congestión nasal, dermatitis, cólicos y vómitos.
11/35
ShutterStock
La leche:
12/35
ShutterStock
El 2.5% de los niños de hasta 3 años son alérgicos a la leche.
13/35
ShutterStock
Hoy en día hay un sinfín de sustituciones como leche de soja, de maní, de arroz, de avena o de almendras.
14/35
ShutterStock
Los frutos secos:
15/35
ShutterStock
Según la Red de Alergia a los Alimentos y Anafilaxis (FAAN, por sus sigla en inglés)) el 1.8% de los estadounidenses tiene alergia a los frutos secos. Es una de las alergias más severas y hay que estar muy atentos ya que suelen estar “escondidos” en pastas, aderezos, salsas, miel, etc.
16/35
ShutterStock
El maní:
17/35
ShutterStock
La alergia a los maníes según estadísticas se ha duplicado en los últimos años.
18/35
ShutterStock
Aceites:
19/35
ShutterStock
Algunas plantas procesadoras de aceite también procesan maní por lo que se debe estar atento a las etiquetas, estas advierten en caso de contaminación de residuos de maní durante la fabricación.
20/35
ShutterStock
El trigo:
21/35
ShutterStock
El trigo esta presente en una gran cantidad de alimentos y se le puede confundir con la enfermedad celíaca, un desorden digestivo que rechaza el gluten del trigo.
22/35
ShutterStock
La harina de trigo se puede reemplazar por harina de amaranto, cebada, tapioca, avena, soja, maíz, quinoa, arroz, centeno y almidón de papa.
23/35
ShutterStock
Los huevos:
24/35
ShutterStock
La Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y Látex informa que en pruebas de laboratorio se ha descubierto que cuando el huevo está cocido tiene menos probabilidad de producir alergias. Las pastas secas que se venden en caja no suelen tener huevo procesado, pero conviene revisar las etiquetas.
25/35
ShutterStock
La soya:
26/35
ShutterStock
El aceite de soja refinado, no obtenido en frío, se puede consumir sin riesgo.
27/35
ShutterStock
El pescado:
28/35
ShutterStock
Cerca de 2.3% de estadounidenses tiene alergia al pescado. En general la persona con alergia a un tipo de pescado, tiene alergia a todos los pescados.
29/35
ShutterStock
Los crustáceos y los mariscos:
30/35
ShutterStock
La alergia a los crustáceos, que son los langostinos, camarones, cangrejos y langostas, es una de la más padecida por millones de estadounidenses.
31/35
ShutterStock
Los alérgicos a peces y crustáceos deben mantenerse lejos de la zona de cocción, ya que la proteína alérgena puede estar presente en el vapor que emana de las ollas.
32/35
ShutterStock
Frutas y verduras:
33/35
ShutterStock
Mayormente provocan alergia al comérselos crudos cuando tienen algún residuo de polen al que se pueda ser alérgico. Generalmente al comerlos crudos se elimina el problema.
34/35
ShutterStock
La carne:
35/35
ShutterStock
Hay quienes tienen alergia a la carne, aunque al calentarla se reduce su efecto, y un 8% de las personas con alergia a la leche también la tienen a la carne. TE PUEDE INTERESAR: Por qué una rara enfermedad venérea tiene en alerta a los médicos
Contáctanos