De Brasil 2014 a Rusia 2018: La rebelión de las selecciones no favoritas