¿Qué les pasa por su corazón a los privilegiados jugadores?