Colorado

“Era un solitario”: habla hermano de hombre armado hallado muerto en parque de atracciones en Colorado

En una entrevista con NBC News el martes, David Barajas Medina dijo que él y su hermano menor, Diego Barajas Medina, dormían en la misma habitación y que rara vez se hablaban.

Telemundo

CARBONDALE, Colorado - El hombre cuyo cuerpo fue encontrado en un parque de atracciones de Colorado con un rifle semiautomático cerca y una pistola a su lado fue descrito por su hermano mayor el martes como una persona solitaria y aislada de la sociedad que pasaba todas las noches jugando videojuegos.

Diego Barajas Medina, de 20 años, identificado por la Oficina del Forense del Condado Garfield como el hombre cuyo cuerpo fue encontrado en un baño de mujeres antes de la apertura del Glenwood Caverns Adventure Park el sábado, fue descrito como una persona tranquila por su hermano, David Barajas Medina, de 27 años, en una entrevista exclusiva. "Él no hablaba con ninguno de nosotros".

Los hermanos vivían con su madre en un apartamento de dos habitaciones en Carbondale, aproximadamente a 14 millas al sur del parque de atracciones. David y Diego compartían una habitación.

David mencionó que Diego siempre quiso ser un oficial de policía, por lo que tenía armas, incluyendo un chaleco antibalas. Debajo de la cama de Diego se encontraba una caja que podría haber contenido las armas encontradas por las autoridades, las cuales, según el alguacil local, son probablemente ilegales y no registradas, conocidas como "ghost guns" que se pueden fabricar en casa con kits y impresoras 3D. David estaba desconcertado por lo que estaba pasando en la mente de su hermano.

EL HOMBRE NO TENÍA CONEXIÓN CON EL PARQUE

Las autoridades estaban tratando de entender por qué Diego acudió al parque antes del horario de apertura llevando un rifle, una pistola y explosivos. Vestía ropa oscura al estilo de los agentes tácticos de la policía. El alguacil del condado Garfield, Lou Vallario, dijo que estaba altamente preparado y armado, pero eligió quitarse la vida.

Este incidente resulta inquietante para una nación que aún se recupera del tiroteo masivo de la semana pasada en Lewiston, Maine, donde murieron 18 personas a manos de un hombre que supuestamente tenía un rifle semiautomático similar. Colorado tiene una larga historia de tiroteos masivos desde el tiroteo de Columbine High School en 1999.

El parque de atracciones, ubicado a 7,100 pies de altitud, tiene una capacidad de 1,551 personas y se encuentra en Glenwood Springs, una ciudad de alrededor de 10,000 habitantes en las Montañas Rocosas, a 120 millas al oeste de Denver.

El parque afirmó que el hombre había entrado ilegalmente al lugar, y las autoridades informaron que utilizó un camino de mantenimiento poco transitado.

El martes, se desconocía cómo Diego conocía el camino, y David afirmó que su hermano no tenía ninguna conexión con el parque.

"NO ESTOY SEGURO DE LO QUE SE PROPONÍA HACER"

Los investigadores también encontraron granadas falsas cerca del cuerpo de Diego. Vestía un chaleco antibalas y un casco balístico, además de tener múltiples cargadores de munición. La apariencia de su ropa y emblemas daban la impresión de que estaba asociado con la policía.

Diego dejó un teléfono en la habitación que compartía con su hermano, lo que sugiere que quería que alguien lo encontrara. David no sabe qué contenía el teléfono, ya que estaba bloqueado. Al igual que con la caja, los investigadores se llevaron el teléfono.

Diego perdió su último trabajo en Family Dollar hace aproximadamente un año y vendía artículos en Amazon para llegar a fin de mes, aunque no había pagado el alquiler. Puede que estuviera deprimido, pero el descubrimiento del sábado fue sorprendente para David, quien lo describió como un jugador nocturno que "se iba a dormir todos los días a las 6 a.m.".

David no estaba seguro de lo que su hermano tenía en mente. Según el alguacil, se llevará a cabo una investigación minuciosa para descubrir más sobre el pasado y los posibles motivos de Diego. Vallario lo describió como alguien que pasó "completamente desapercibido", y no hubo señales de advertencia ni preocupación.

Se mencionó la posibilidad de un escenario devastador si Diego hubiera seguido adelante con su plan en el parque de atracciones.

También se encontraron escritos en una pared de un baño cerca del cuerpo, aunque su significado y si fueron hechos por Diego aún son desconocidos. Vallario indicó que el mensaje decía: "No soy un asesino, solo quería entrar en las cuevas."

Para leer la nota en inglés a través de NBC News, haga clic aquí.

Contáctanos